¿Qué es la resistencia al fuego?

La resistencia al fuego es la propiedad de un sistema para resistir el fuego y continuar proporcionando la función prevista y/o proporcionar la contención de un incendio durante un período de tiempo concreto. Por lo tanto, cuando este concepto se aplica a elementos tales como muros y suelos, etc, estos elementos de construcción deben resistir el fuego y evitar que se propague.

Cada elemento tiene sus propias propiedades de resistencia al fuego, independientemente de la clasificación de reacción al fuego.

Una vez que el fuego dentro de un edificio ha alcanzado el flashover, se debe confiar en los elementos del edificio con propiedades de alta resistencia al fuego para proteger el resto del edificio de la propagación del fuego. Por lo tanto, con respecto a la seguridad contra incendios, los elementos del edificio deben mantener su integridad y actuar como una partición para contener llamas, humo y calor en la área donde se ha originado el incendio.
 

Obtén más información sobre la resistencia al fuego

Una vez que el fuego ha alcanzado el flashover y ha pasado a un incendio completamente desarrollado, es importante que los elementos del edificio puedan resistir y contener la propagación del fuego. Mira este breve video para obtener más información sobre la resistencia al fuego, cómo se clasifica y por qué es importante en el desarrollo de un incendio.
 

¿Cómo se clasifica la resistencia al fuego?

La resistencia al fuego se clasifica a través de la norma europea EN 13501-2.

Los sistemas con planchas de aislamiento y paneles sándwich con altas prestaciones de resistencia al fuego pueden ayudar a contener el incendio a través de dos elementos clave:
 
  • La integridad, conocida como E en la norma EN 13501-2, es la capacidad de resistir la exposición a un fuego en un lado mientras se detiene el paso de llamas y gases calientes al lado no expuesto por un período de tiempo determinado.
  • Con la inclusión del aislamiento denominado I en EN 13501-2, el elemento de construcción también podrá detener el paso de calor al lado no expuesto. El período de tiempo para el aislamiento se traduce en el tiempo en que se tarda en producir un aumento de la temperatura media de 140 ºC por encima de la temperatura inicial o un aumento de temperatura en un punto de 180 ºC por encima de la temperatura inicial en el lado no expuesto del sistema. Este aumento de temperatura se mide con múltiples termopares, que se controlan cuidadosamente durante el ensayo.

Es posible que se vea la resistencia al fuego, siguiendo la norma europea EN 13501-2, como una combinación de letras con una duración de tiempo concreta. Por ejemplo, un sistema con EI60 proporcionará una integridad (E) y un aislamiento (I) durante 60 minutos.
El nivel de exigencia en relación a la resistencia al fuego dependerá de la regulación vigente y de la aplicación considerada.
 

¿Necesita ayuda con su proyecto?
No dude en contactar nuestro equipo técnico